Las "bolitas" de las prendas de lana, un respeto

Las odiadas bolitas

Todas las temporadas otoño-invierno tenemos el mismo miedo e incertidumbre: si al escoger esa prenda de punto que nos enamora le aparecerán las indeseables y antiestéticas bolitas.

Seguramente os ha pasado tantas veces que quizás habéis llegado a pensar que es el producto de una conspiración. No, amigas, la aparición de bolitas o pilling es inevitable. ¿Lo sabíais?

El pilling, nombre técnico de las comunes bolitas o pelotillas, es la salida de las fibras más cortas desde el interior del hilo hacia al exterior, y la cosa se agrava cuando estas fibrillas se enredan entre sí en la superficie del tejido, por ejemplo, debido a movimientos de fricción. El roce de tu bolso, incluso el de las etiquetas interiores de abrigos y chaquetas, pueden raspar y generar pilling, por eso no solo importa la propia prenda, sino también las que se llevan sobre ella. 

Las que escribimos este artículo no venimos a decirte que no te va a volver a pasar, venimos a defender a las bolitas, pelotitas y pelusas porque son como nuestras arrugas, y ¡la arruga es bella! 

Como tratamos de aceptar el paso del tiempo con dignidad, deberíamos aceptar la aparición de las bolitas en nuestras prendas de punto. Enterémonos, las bolitas son una realidad, y no es tan mala como nos la hacen ver. ¿Quiénes nos quieren engañar diciendo que no existen? No seamos ingenuas, querámoslas como lo que son, la causa del efecto del uso y del abuso. 

Todas tenemos nuestra vivencia bolitas y, oye, no es para tanto… Aparecen, buscamos una solución, y si te encanta tu prenda, te la sigues poniendo por casa porque te sigues sintiendo guapa y cuando te vas de escapada rural, confortable… El amor es imaginativo.

En este post te damos algunos consejos para el cuidado de tus prendas de punto, para que retrasemos el máximo posible la formación de las pelusas que, aunque no queramos, aparecen del uso de los años, como nuestras marcas de expresión que ¡son de reír! Por eso hay que aprender a verlas con cariño, con la misma fe que cuando nos aplicamos las cremas para prevenir lo inevitable… 

A continuación, nuestros consejos.

Leer la etiqueta

¡No seamos vagas! Leer la etiqueta de las prendas y comprender su significado, no es desentrañar Guerra y Paz. Conocer su composición y cuidados nos dará muchas pistas para nuestra importante decisión de compra. 

Las bolitas suelen salir más en las prendas sintéticas con alto porcentaje en acrílico, se quedan agarradas al material en forma de bolas perpetuas, mientras que en los tejidos naturales las fibras se desprenden de la superficie por ser más blanditas. Conocer la mezcla de tejidos también es una información reveladora, tienden a formar más bolitas las composiciones con muchas mezclas de fibras, mucho menos en las fibras o las lanas puras y otros pelajes (merino, cachemire, alpaca) porque son largas y finas y, por lo tanto, aguantan mejor la fricción.

El lavado

Tres chicas ESDMR, tres opciones: lavar a mano, lavar a máquina, NO LA-VAR con agua. 

No os va a gustar, pero en realidad, el secreto es lavar POCO a mano o a máquina (aseguraos de que vuestra lavadora está capacitada para ello). No es necesario lavar con tanta frecuencia como otras prendas de uso diario.

1- A mano: los mismos mimos que cuando nos lavamos el pelo.

Te concentras y empiezas a remojar tu jersey, de forma individual con agua corriente, pon solo una cucharadita de jabón para lanas o prendas delicadas, incluso champú para bebés, agitas suavemente y lo dejas en remojo durante unos segundos. Enjuagamos dos veces o más y presionamos suavemente en el agua. No estrujar, ni frotar ni retorcer, esto es fatal. 

2- A máquina: encomendarse a la técnica.

Usar el ciclo de “lavado a mano” o “delicado” de la lavadora con una temperatura entre 20 y 30 ° C y un ciclo de centrifugado de 600 rpm. Lavar la ropa del revés para que se rocen menos en la superficie vista. Utilizar bolsas de tela para lavar determinadas prendas. Una máxima: nunca utilizar suavizante. 

3- No lavar: dejar que el sol obre un milagro. 

Utilizar pulverizadores desodorantes y mucho sol de invierno. Solo lavar si es absolutamente imprescindible y antes de guardar en el cambio de temporada. Las prendas las expondremos al sol del revés. Y ¡fetén!

El secado

Cuando se moja con agua, la lana puede ser muy pesada y el peso extra estirará las fibras hasta deformarlas. Dejamos escurriendo unos minutos para eliminar el exceso de agua, colocamos la prenda sobre una toalla de algodón y enrollamos como un maki. Presionamos suavemente la toalla para que absorba la mayor parte del agua, luego desenrollamos y dejamos secar sobre una toalla limpia en superficie horizontal. Nunca, nunca, colgar las prendas de lana para que se sequen. ¡JAMÁS!

Cómo quitar las bolitas

Para prevenir podemos utilizar un rodillo de pelusa para suavizar sus tejidos con regularidad. Cuando se produzca la formación de bolitas, intentamos utilizar una afeitadora eléctrica para telas (con una rejilla de seguridad), evitamos usar una navaja. Mucho cuidado con esta operación, ya que podría dañar fácilmente o incluso hacer agujeros a vuestra prenda y, con ello, en vuestro corazón. El truco del congelador, no funciona. ¿O a vosotras sí?

Cómo guardar nuestras prendas

Seguimos para sobresaliente. Nos aseguramos de doblar bien las prendas que queremos guardar siempre en plano, nunca deben guardarse colgando, ya que con el tiempo las perchas dañarán el tejido de los hombros y el peso de la tela estirará las fibras. Lo mejor es dentro de una bolsa de algodón fino que protegerá la prenda dejándola transpirar.

Perfumar

Antes de guardar nuestras prendas de lana, y con nuestro toque personal, damos un par de pulverizaciones de nuestro ambientador ESDMR y dejamos ventilar.

El compromiso

Si seguimos estas pautas, no solo prolongaremos la vida de nuestros jerséis de punto favoritos, sino que tampoco tendremos que comprar más de lo necesario: tu cuenta bancaria y el planeta te lo agradecerán.

Nosotras, por nuestra parte, nos comprometemos a seleccionar las prendas de máxima calidad y a daros las advertencias pertinentes del cuidado al hacer vuestra compra.

No os cortéis preguntando, ya lo sabéis que a nosotras nos encanta dar consejos y, sobre todo, que se nos obedezca…

En breve: a cuidar tus prendas se ha dicho, pero cuando aparezcan naturalmente sus bolitas, a mirarlas con cariño.

Si os ha sido útil este artículo podéis dejarnos vuestro like y un comentario, nos encantará leeros...

¡Hasta la próxima!

Firmantes: ESDMR Gang

Fotógrafa: @patriciacucartphoto

Modelo: @alicia.crem

Comentarios (8)

    • Sara
    • 2022-01-10 20:24:42
    Salvemos las bolitas!!!
    • Esdmr gang
    • 2022-01-11 17:09:47
    Freedom!
    • Amalia
    • 2022-01-10 21:41:08
    Gracias chicas, yo lo hacía todo mal?! Por eso la ropa se me estropea siempre..mea culpa..tender en perchas..poner suavizante etc..
    • Esdmr gang
    • 2022-01-11 17:10:53
    Para eso estamos, para salvar vuestra ropa... Gracias por confesar
    • Sandra A.
    • 2022-01-11 07:49:20
    Gracias chicas ESDMR. He aprendido mucho, guardo el artículo como guía para lavar, guardar y cuidar mis prendas de punto y lana. ¡Larga vida a nuestros jerséis favoritos!
    • Esdmr gang
    • 2022-01-11 17:11:22
    ¡Viva!
    • Raquel
    • 2022-01-11 19:38:13
    Muy buena información , así es como hay que tratar las prendas delicadas, gracias chicas , como siempre excelente el artículo.
    • Laura
    • 2022-01-12 16:47:56
    Gracias, Raquel. En general, hay que cuidar bien las prendas para poder disfrutarlas mucho tiempo, y aceptar aquellos pequeños signos del paso del tiempo.

Nuevo comentario

Estás respondiendo a un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros, de sesión y persistentes, con la finalidad de hacer que la navegación de los usuarios por nuestra página web sea fácil y segura. A su vez, utilizamos cookies para medir y obtener datos estadísticos de la navegación de los usuarios. Más informaciones.